Irene Villa contagia de vitalidad en su conferencia en Tías

Irene VillaCon la sonrisa dibujada en su rostro Irene Villa entró en la noche de este viernes en la sala La Ermita, repleta de público, para hablar de cómo salir adelante, incluso cuando se cree no poder. «Y sí se puede», lo artificio en varias ocasiones esta madre deportista, periodista, psicóloga y escritora. Ha vuelto a Lanzarote para dar una conferencia, invitada por el Ayuntamiento de Tías.

Vino junto a su esposo y su pequeño Carlos. Y trajo con ella su último libro, que presentó en la sala la Ermita de Tías, dentro de la programación cultural del Ayuntamiento de Tías para este mes de mayo.

El alcalde de Tías, Pancho Hernández, que junto a la concejal de Turismo, Nerea Santana, acompañaron durante la charla a la periodista y psicóloga, dijo de ella «que su vida ha sido siempre una aventura, una carrera de obstáculos, peor una gran defensora de los valores y las ganas por salir adelante, pese a la adversidad de un atentado de ETA en 1991 en el que ambas, Irene y su madre, sufrieron gravísimas amputaciones». Irene hoy está entre nosotros, aquí en Lanzarote una isla que simboliza mucho para ella, y nos trae lo mejor que ella aporta en sus charlas: su vitalidad y empuje para salir adelante, destacó el popular alcalde del primer municipio turístico de Lanzarote.

«Te puedes levantar por la mañana y agradecer lo que tienes. Siempre puedes mirar la vida de dos formas, y eso hago cada día, incluso cuando nació mi hijo Carlos, es como si ese día volviera a nacer.» De esta manera tan humana Irene Villa se dirigió al público presente en La Ermita, una sala llena de público que acudió para escuchar su vivencia y conocer la historia que se narra en su última novela, ‘Nunca es demasiado tarde Princesa’.

«No es tarde para encontrar el amor, yo lo encontré con 30 años, y a mi hijo lo tuve con 33. Nunca es tarde para curarse, me ha costado lo mío, han sido 20 años de cambio de prótesis y lucha, una operación, luego otra que se complicó, bacterias, problemas… Acabo de estar hace poco en Suecia con el tornillo del fémur recuperado, sin bacteria ni infección. Mi marido dice que nuestro hijo ha sido nuestro talismán. Este libro va de eso, de que a veces la vida nos pone en lugares muy terribles para aprender algo», destacó Irene a un público atento y entregado.

También destacó la casualidad con su reciente charla motivadora ante la plantilla del Atlético de Bilbao. «La petición partió del propio Diego Simeone. El técnico movió todos los hilos para que la periodista ofreciera a sus jugadores una charla motivadora horas antes de enfrentarse en San Mamés al Athletic.Y ese día el Atletic ganó, y ahora está a, punto de llevarse la liga», aunque no soy futbolera.

Quería hacer también un guiño a Sabina porque este libro tiene también algo del toque canalla suyo. «Tiene mucho de callejeros porque uno de los protagonistas, Hugo, es un pieza o Lucas, que vende pastillas… Tiene ese toque de la vida misma, de cómo se puede torcer todo. Que no espere la gente leer a la Irene Villa santa, y buena –que parece que soy y lo soy–, porque creo que la bondad es el mejor camino, pero también hay muchas cosas que se va a sorprender a la gente al leerlo: adiciones, erotismo, superación, lágrimas, emoción, ganas de vivir…» destacó Irene Villa en su presentación en Tías.

Durante su estancia este fin de semana en Lanzarote, Irene Villa se alojó en el Hotel Beatriz Playa, en Puerto del Carmen, y disfrutó de las playas y de los fondos marinos, una de sus aficiones junto al esquí, deportes que practica.