Las calles y avenidas del centro de Tías estaban abarrotadas de público para ver la cabalgata