La Avenida Central de Tías estaba repleta de público